3 ciberamenazas que surgen en vacaciones y de las que no eres consciente

El factor humano es uno de los principales riesgos en la ciberseguridad. Los ciberdelincuentes emplean todo tipo de trucos basados en ingeniería social para hacernos caer en sus trampas. Por otro lado, la educación en seguridad informática brilla por su ausencia, por lo que es fácil que nos estemos poniendo en peligro sin darnos cuenta.

En épocas vacacionales, cuando estamos fuera de nuestro hogar habitual, existen tres amenazas concretas que nos pueden poner en peligro y de las que muchos no son conscientes:

1. Uso de ordenadores públicos
Hay mucha gente que no tiene un portátil o que no le apetece cargar con él en sus vacaciones. Pero de vez en cuando queremos actualizar nuestros perfiles en las redes sociales, ver el estado de nuestra cuenta bancaria o simplemente chequear nuestro correo electrónico. Así que nos dirigimos a un cibercafé, biblioteca o cualquier otro ordenador público para realizar alguna de esas operaciones.

El uso de un ordenador compartido es muy peligroso ya que no sabemos si está limpio de malware o que tipo de medidas de seguridad han tomado. Debemos extremar las precauciones y seguir todas las recomendaciones que hemos dado en este artículo.

2. Wifis abiertas
Los datos móviles son caros, por lo que el uso de wifis abiertas está muy extendido. La mayoría de las veces confiamos en este tipo de conexiones ya que estamos en un lugar “conocido” (hotel, biblioteca, aeropuerto, etc) por lo que no pensamos que nuestra navegación por Internet puede ser espiada.

Sin embargo es muy fácil simular ese tipo de señales, y una vez alguien se conecte a una red comprometida, podrán espiar lo que hagamos así como introducirse en nuestros dispositivos.

3. Demasiada información en las redes sociales
Los delincuentes también usan las redes sociales como medio de trabajo. Las emplean para difundir sus estafas o llevarnos a webs comprometidas desde las que nos infectan con malware.

Sin embargo, otro uso habitual es comprobar si determinada persona está de vacaciones para proceder a robar en su domicilio. Entendemos que si vamos de vacaciones queramos que todos nuestros amigos compartan nuestras vivencias, pero compartir demasiada información puede volverse en nuestra contra. Mide bien vuestras publicaciones y repasa la configuración de privacidad para evitar miradas indiscretas.

Conclusión
El verano está para disfrutarlo. No permitas que un mal uso de las nuevas tecnologías se convierta en tu peor pesadilla. Cuidado dónde te conectas y lo que haces en ordenadores ajenos. Mantente alerta con las redes sociales, nunca sabes quien te puede estar siguiendo.